El sector agrícola es uno de los principales motores de la sociedad y refleja, como muchos otros, la evolución y los avances que se alcanzan periódicamente. Nos dirigimos hacia una intensificación sostenible de la agricultura, incrementando los rendimientos (kg/ha) y reduciendo simultáneamente el impacto ambiental de las producciones agrarias. En esta línea resulta imprescindible conocer toda la información agraria de las plantaciones y gestionarla de forma eficiente para obtener los indicadores precisos que nos ayuden a optimizar el trabajo, la producción, la rentabilidad y la sostenibilidad.

Para diagnosticar la sostenibilidad ambiental y la eficiencia productiva de una parcela o explotación agraria es necesario realizar un inventario de datos de parcela, calcular los índices específicos para la evaluación y, finalmente, realizar una evaluación de sostenibilidad y eficiencia productiva. Cada una de estas etapas debe realizarse de forma meticulosa para que los resultados sean lo más acertados posible.

Inventario de datos agronómicos

Realizar un buen inventario con todos los datos necesarios a escala de parcela agronómica y campaña es el paso previo a la gestión de la información agraria, y en este punto, la utilización de herramientas informáticas específicas puede simplificar mucho el proceso.

El hecho de poder utilizar datos de un cuaderno de campo profesional como Hesperides es el primer paso para esta gestión, ya que Hesperides permite registrar y organizar los datos agronómicos, facilitando su análisis y exportación.

Asimismo, el programa eFoodPrint ENV permite obtener y organizar los datos primarios sobre las características y el manejo de las plantaciones, ya que gestiona la información que proporciona el técnico o productor y, a partir de estaciones climáticas, se pueden calcular los requerimientos de riego y obtener registros diarios de lluvia y evapotranspiración. eFoodPrint ENV proporciona datos de gran fiabilidad, ajustados a la realidad y singularidad de cada parcela, y su aplicación es muy sencilla.

Cálculo de los indicadores agronómicos

La selección de los indicadores que van a utilizarse para la evaluación tiene relevancia en el análisis posterior de resultados. La huella hídrica, de acuerdo a la metodología de cálculo más reconocida actualmente, la Water Footprint Network (WFN; Hoekstra et al., 2011), y la huella de carbono, según la metodología ACV, PAS 2050:2011 (BSI, 2011), son los indicadores considerados más representativos para evaluar la sostenibilidad ambiental de un proceso productivo.

El cálculo de estos indicadores se hace a través de eFoodPrint ENV, el primer programa online que permite obtener huella hídrica (de acuerdo a la metodología de la Water Footprint Network) y huella de carbono (según metodología ACV, PAS 2050 e ISO 14047) mediante datos primarios de las producciones agrarias. EfoodPrint ENV también proporciona indicadores agronómicos y económicos de eficiencia productiva y una innovadora evaluación del manejo del riego en parcela. Estos indicadores permiten evaluar y/o clasificar diferentes técnicas productivas, producciones y/o productores para posteriormente plantear acciones de mejora. Además, estos indicadores están certificados por la entidad DNV, que acredita que el cálculo de huella hídrica se obtiene de acuerdo a la metodología de cálculo de la Water Footprint Network.

Por otra parte, y en comparación con el calculador de la Water Footprint Network, los valores obtenidos con eFoodPrint ENV no son genéricos sino que se ajustan a la realidad, y los valores de las huellas hídrica y de carbono son muy inferiores a los proporcionados por el calculador de la WFN en la práctica totalidad de los casos.

Diagnóstico ambiental

Para realizar el diagnóstico de la sostenibilidad ambiental y la eficiencia productiva hay que analizar las huellas hídricas y de carbono, y su incidencia y repercusión, así como el resto de indicadores complementarios. Se trata de realizar un análisis completo de la situación actual de cada parcela y localizar los puntos de mejora.

Si la evaluación de los indicadores se hace de forma sistemática a lo largo de distintas campañas en parcelas representativas de una explotación agraria, se aporta una visión muy clara del estado actual de esa finca y su producción, para poder así tomar las decisiones más rentables, sostenibles y eficientes, de cara a futuro.

Gran parte del potencial de estos análisis está en la continuación temporal y/o ampliación del cálculo de indicadores, coordinando con los técnicos y/o productores la adopción de medidas de mejora específicas para cada parcela, para implementarlas y poder cuantificar al año siguiente el resultado de la adopción de estas medidas; siempre enfocadas a la sostenibilidad ambiental y a la eficiencia productiva.

1 comment

Leave a comment